Sandra Bullock, despechada por una estrella del porno

Después de hacerse con el más codiciado de los trofeos, está tocando fondo en el frente privado.

Se dice que su marido se lo pasó bien con una stripper desdicada a los videos pornos.

Sandra Bullock ha sido galardonada con el título supremo de Mejor Intérprete del Año, y ahora es la estrella de Hollywood cornuda.

El 7 de marzo, Sandra Bullock, de 45 años, ganó el Oscar a la mejor actriz por su papel en The Blind Side, de John Lee Hancock. Vestida con un traje metalizado, el pelo perfectamente peinado hacia atrás, nuestra sirena posó lánguidamente con su amante. Abrazados, demostrativos, la pareja se abrazó bajo los flashes de los fotógrafos, y bien podrían haberse llevado el premio al tándem más glamuroso de la alfombra roja…

Consagrada por sus compañeros, fue una mujer soberbia, emotiva pero segura de sí misma la que se dirigió a la élite del cine estadounidense.

La vieja Sandra también había recogido con garbo un premio Razzie muy poco favorecedor. Frente a sus detractores, brilló con su humor y su segundo grado… Ahora va a necesitar distancia y una respuesta para hacer frente a la infamia.

En lugar de ser alabada por su victoria, la morena está siendo arrastrada por el barro. Una actriz encantadora acaba de confesar a la prensa que tuvo una tórrida aventura con su marido. Jesse Gregory James, calderero y culturista de formación, está especializado en programas de mecánica basura como Motorcycle Mania y Monster Garage en Discovery Channel.

La muy tatuada Michelle McGee, de 32 años, contó al semanario estadounidense In Touch que conoció a Jessy James en Los Ángeles a principios de 2009, mientras Sandra estaba en Atlanta (Georgia), a unos 3.200 km de distancia, en el rodaje del drama The Blind Side (El despertar de un campeón).

Al parecer, fueron los instintos de su ardiente pareja (ya conocido por sus amoríos y revolcones filmados con la incandescente Janine Lindemulder, madre de su pequeño Sunny) los que excitaron la ausencia de Sandra Bullock…

Según la revista, la señorita McGee, alias Bombshell, se puso en contacto por primera vez con J.J., un cuarentón fan de las Harley, porque tenía pensado trabajar como modelo para West Coast Choppers, la tienda de personalización de motos que nuestro chico malo ha abierto en la Ciudad de los Ángeles.

Tras un breve intercambio de correos electrónicos, la sensual joven acudió a la tienda del bandido y acabó «en el sofá». A esto le siguieron «dos o tres polvos esa noche», «cinco semanas de puro sexo gratis» y «¡una relación de 11 meses!».

Pero la señorita se defiende de ser una «mojadora de camas». «Pensaba que Jesse y Sandy habían roto. Nunca le habría tirado los tejos si hubiera sabido que aún llevaba un anillo en el dedo», explica. «Sólo quería ver una película, que me sentara a su lado en el sofá. Así que le pregunté en qué punto estaba su historia y me contestó: ‘No vive aquí, tiene su propia casa en Austin, Texas…'», revela la pícara en una entrevista.

Para los dos amantes, fue «el principio de una relación seria». Cuenta que «se enviaban mensajes varias veces al día». Como prueba de ello, circula por la Red un texto fechado el 14 de marzo. Nuestra arpía confiesa también que le había puesto al musculoso corredor el apodo de Gorila Vainilla, ya que estaba particularmente «bien dotado de un buen pollón y adicto a los videos x de pornochacha.com»…

Sandra Bullock, que lleva cinco años casada con su forzudo, aún no ha reaccionado oficialmente a las declaraciones de su rival. Pero, desconsolada y con su honor manchado, ha cancelado su aparición en el estreno de su última película en el Reino Unido, una velada prevista para el próximo martes en Londres.

En un comunicado, ha explicado a sus fans que «por razones personales, le es imposible viajar al extranjero en este momento». «Pido disculpas por la cancelación y os agradezco vuestra comprensión y apoyo», reconoció la indignada belleza. Según People, la Bullock abandonó el domicilio conyugal el lunes, antes de que estallara el escándalo.

En cuanto al presunto adúltero, aún no ha desmentido nada, limitándose a cerrar la cuenta de Twitter en la que publicaba día y noche sus acciones (no todas, al parecer…).

¡Pobre Sandra! Y pensar que en enero, la Pétulante estaba dispuesta a renunciar a los honores para encontrar al perro de su Jules. En efecto, la ostentación, el glamour y la fama quedaban en un lejano segundo plano frente a la desbocada CinnaBun, la pitbull hembra del caballero.

Una fuente cercana a la pareja ha declarado a la web Popeater: «Sandra está destrozada por esta pérdida. Su casa es su prioridad y odia ver a su marido inactivo y viendo porno gay todo el día . Daría cualquier cosa -incluida su nominación al Oscar- por volver a ver a esta bolita de pelo».

Con su perro de vuelta a casa, la Bullock aceptó encantada la famosa estatuilla.

Ahora es a su cador a quien descubre retozando. ¿Será capaz Sandra de saborear el regreso del voluble Jesse James?

De banquera a estrella del porno, Benny Green: ‘Acoso, enfermedad y escenas de sexo con Siffredi’

Benedetta D’Anna, alias Benny Green, contó a Fanpage.it su historia, desde su enfermedad física y psicológica hasta su nueva vida en el mundo del hardcore: «En el banco ganaba 1.400 euros al mes y sufría acoso, algunos compañeros me pedían que me uniera a ellos en el baño, para hacer tríos con sus mujeres, y se bajaban los pantalones».

Benedetta D’Anna, alias Benny Green, contó su historia en una larga entrevista con Fanpage.it. Se ha hablado mucho de ella en los últimos meses. Antigua empleada de banca, fue despedida después de que sus superiores descubrieran su pasión por el hardcore, incluidos espectáculos en clubes y fotos subidas de tono en OnlyFans y Xvideos. Hoy es una estrella del porno, que también ha trabajado con Rocco Siffredi. Sin embargo, Benedetta D’Anna también es madre de tres hijos y una mujer que empezó a luchar desde niña. Su padre la abandonó, y luego el fantasma de la enfermedad asoló los mejores años de su vida: primero un tumor de Wilms, luego anorexia, bulimia y depresión. La conflictiva relación con su madre la obligó a armarse de valor y a valerse por sí misma. Incluso en el trabajo, no faltaría el acoso. Algunos colegas le pedían que les acompañara al baño, que les bajara los pantalones o que les propusiera tríos con sus esposas. «Mi vida parece una tragedia, pero fui más fuerte de lo que pensaba, conseguí sobrevivir, ser madre, no me dejé tentar por el peligroso atajo de las drogas. Es un gran orgullo para mí», nos dijo. Esta es su historia.

La historia de Benedetta D’Anna, alias Benny Green

Benedetta, tu historia empezó cuesta arriba. Tu padre se mudó cuando aún eras una niña. ¿Intentaste recuperar una relación con él?

Claro, lo intenté durante mi infancia. Tenía una enfermedad muy grave, un tumor de Wilms, y no tenía ninguna posibilidad de operarme, pero me sometí a quimioterapia y lo superé. Ni siquiera saber que estaba enferma le convenció para volver a acercarse a mí. A partir de mi décimo cumpleaños, se le retiró por decisión del Tribunal de Menores. Esto, no lo niego, me causó una serie de problemas psicológicos, no entendía el porqué de esta elección.

¿Tu padre nunca te dio una razón para su decisión de no estar presente en tu vida?

Siempre culpaba a mi madre y a la decisión del tribunal. Lo que realmente ocurrió y cómo se divide la responsabilidad, creo que nunca lo sabré. Mi madre es una mujer muy cerrada, poco abierta al afecto y a las palabras, siempre ha cortado cualquier discusión diciéndome: ‘Pero de verdad, ¿después de tantos años todavía te haces estas preguntas? Alrededor de los 20 años, este trabajo psicológico se tradujo en un malestar que, desde luego, no le hizo ningún bien a mi cuerpo.

¿Te apetece contármelo?

Sí, yo fui una de esas chicas que tuvo problemas de anorexia, bulimia y depresión y me pasé años con la cabeza en el retrete por culpa de los trastornos alimentarios. Mi vida parece una tragedia, pero fui más fuerte de lo que pensaba, conseguí sobrevivir, ser madre, no me dejé tentar por el peligroso atajo de las drogas. Para mí es un gran orgullo.

Tu madre se casó entonces con Raoul Gramellini, padre del periodista Massimo Gramellini, que era por tanto tu hermanastro.

Sí, vivía con mi madre, Raoul y Massimo Gramellini. Raoul era un hombre muy respetable, chapado a la antigua, me enseñó bon ton. También me dio una cultura. Asistí a un internado francés y seguí a mi madre y a su marido en viajes de negocios. Estuvieron juntos hasta que él cayó enfermo. No superó esta enfermedad y mi madre se quedó viuda.

Tras la muerte de su padre, ¿mantuvo relación con Massimo Gramellini?

Las relaciones entre él y mi madre se rompieron con la muerte de Raoul Gramellini. Desacuerdos debidos a la falta de relación directa e intereses comunes. Luego pasaron los años, yo hice mi propia vida, él se instaló en Roma, se volvió a casar y siguió con la suya, pero aún guardo buenos recuerdos.

Al crecer, empezaste a trabajar como banquero. Esta experiencia laboral duró más de quince años. Sin embargo, según su relato, sufrió acoso laboral.

Ten en cuenta que dos meses después de que me contrataran, ya había caído de lleno en la anorexia. Cuando empecé tenía 22 años, me lancé de cabeza al trabajo, hice un curso de negocios, porque quería poner de mi parte. Entonces empezó el acoso, las peticiones después de cenar, compañeros que me decían: ‘Ven al archivo conmigo’, ‘Acompáñame al hotel’, ‘Acompáñame al baño’. Me pedían que hiciera tríos con sus esposas. Incluso si iba a la habitación de al lado a que me firmaran un documento, los colegas de siempre se reunían a mi alrededor y me decían: ‘Te pondría encima de la mesa’, ‘Bésame’, se bajaban los pantalones. Siempre las mismas escenas, incluso un jefe de área me dijo: ‘D’Anna, las compañeras se ofenden por tus piernas’.

Imagino que psicológicamente no fue fácil soportar esa presión.

Me encierro en mi miserable cosmos. Mi casa, mis gatos, mis hijos, una relación que estaba y no estaba, y yo seguía con la vida así, con una insatisfacción colosal. Era un entorno de trabajo pesado y descalificador en el que me di cuenta de que no habría salida para mí. En la caja me cogieron, en la caja me dejaron. En ese momento me harté.

Y diste tus primeros pasos en el mundo del hardcore. Una pasión nacida de ver las películas de Tinto Brass.

Sí, a partir de ahí empecé a desarrollar cierta curiosidad por el encanto femenino y me di cuenta de que eso podía ser mi poder, no una vergüenza. Mi terapeuta solía decir: «Utiliza su encanto como una forma de venganza contra el hombre que la traicionó cuando era niña». Puede ser. Pero el dinero escaseaba, estaba sola con hipoteca e hijos, y empecé a posar como modelo de desnudos, de ahí me pasé a la plataforma OnlyFans. Ese momento marcó la ruptura con lo que era antes, una niña temerosa del juicio de su madre.

De hecho, tu madre no se tomó bien este giro tuyo hacia la luz roja.

Se encerró en sí misma, porque en esa etapa fue señalada, excluida, marginada, como si yo fuera la mancha del pecado y la vergüenza. También recibió mensajes desagradables con mis fotos.

¿Por casualidad te culpaste a ti mismo?

No, porque me creó tantos problemas en la vida… De hecho, me dije: ‘Por fin me he liberado de este papel de esclava psicológica de él. He dicho basta, piensa lo que quieras. Mi imagen frívola no transmite lo que viví. Muchas veces me quedé en la estacada, superada en las crisis de mi enfermedad psicológica. Y lo superé sola. En esas fases, mi madre me cerraba la puerta en las narices. No quiero vengarme, no quiero hacerle daño, me parece bien que ahora esté en mi vida, pero no puedo decir que tuviera una relación idílica con ella.

En algún momento, empezó a compaginar su trabajo en el banco con el de artista en clubes. Sus superiores se enteraron y no se lo tomaron bien.

Estaba de baja por enfermedad y no podía volver al trabajo, sentía un clima extremadamente pesado. Todo el mundo hablaba de mi situación, había clientes y colegas en mi plataforma. Entonces, recibí un correo electrónico, a través del cual se me citaba. Me presenté con mi abogado, aunque no querían que estuviera allí. En esa reunión me dieron una carta de advertencia, en la que aparecían todas mis páginas de Instagram y OnlyFans con copia y pega, había hasta emoticonos y descripciones de mis vídeos hot, una bajeza infinita. Entonces se llevaron a mi abogado aparte y le dijeron: ‘Si la señora se marchara educadamente, podríamos firmar un acuerdo que nos convenga a ambos’. Cosa que no hice, porque no tenía intención de dimitir. En ese momento sentí que también podía dedicarme libremente al porno y muchas folladas, y poco después recibí una carta de despido.

¿Cómo se sintió aquel día?

Por un lado estaba triste porque había ligado todo lo que era a ese trabajo, era como despedirme de mi pasado. Pero también sentí una gran liberación, sobre todo psicológica. Me sentí orgullosa de haber tenido el valor de tomar una decisión que iba en contra de mi madre, sin tener miedo y sin volver a caer en la depresión que me había golpeado de joven.

¿Cómo surgió el nombre artístico de Benny Green?

En la agencia con la que trabajaba entonces me pidieron que eligiera un nombre artístico. Las otras chicas tenían apellidos como Azul, Marrón y se me ocurrió que yo tenía los ojos verdes y por lo tanto Verde. A partir de ahí, Benny – diminutivo de Benedetta, mi nombre – Green. A día de hoy me parece una chorrada (risas, ed). Tiene el estilo de una telenovela, si tuviera que elegirla ahora diría Benedetta.

Acaba de salir de un proyecto con Rocco Siffredi, que sigue siendo considerado la estrella indiscutible del mundo del porno. ¿Hay algo que le haya sorprendido de su forma de trabajar y su enfoque de las escenas de sexo?

Rodar con Rocco es diferente a cualquier tipo de plató, cuando me lo propuso me sentí halagada, no parecía real. Tengo que decir que no sabía que lo vivía de una forma tan global. Sus decorados no tienen un principio y un final como es habitual, no son mecánicos. La frase que siempre dice antes de empezar es: ‘Vale chicos, vamos a practicar sexo, disfrutad’. Quiere decir que no estamos rodando una escena, sino que tenemos que disfrutar haciéndolo. Me sorprendió su planteamiento.

Muchas actrices han dicho que vivieron la primera escena con Rocco Siffredi con asombro, ¿fue así también para ti?

Pensé que me sentiría como una niña tonta en sus brazos, pero no, para nada. Es muy empático al principio de la escena, así que nada de asombro. Entonces, pongo mucha precisión, soy perfeccionista, quiero dar lo mejor de mí porque soy exigente conmigo misma. Sigue siendo un amigo, un gran profesional, ojalá hagamos otros proyectos juntos.

¿Cuánto ganaba de media al mes como empleado de banca?

1400 euros al mes.

Ahora que tu trabajo es ser performer y actriz porno, imagino que las ganancias son mayores.

Las escenas se pagan individualmente hasta 1500 euros, luego gano con la venta de mis películas, con OnlyFans y luego con mis cachets cuando actúo los fines de semana. Coge el sueldo que tenía antes y multiplícalo por siete u ocho más o menos. Claro, el trabajo de banquero lo podría haber llevado hasta los 75 años, incluso con muletas, ahora hago una profesión que va con mi imagen, que tiene que ser agradable. Será de menor duración, pero espero seguir entre bastidores, todavía en el ámbito de las producciones. Además, seguiré con mi propia colección de ropa interior.

Tiene tres hijos de 11, 10 y 5 años, nacidos de dos relaciones diferentes, ambas ya terminadas. ¿Qué clase de madre eres para ellos?

Soy una maniática del orden y una madre muy… militar. Por un lado soy estricta, pero por otro también soy la que canta en el coche con ellos y les ayuda a hacer TikTok. Lo saben todo sobre mi profesión. En términos obviamente adecuados a su edad. Lo experimentan con curiosidad. A veces me dicen: «¡Pero entonces mamá eres famosa!». Al fin y al cabo, soy actriz, lo que hago no tiene nada que ver con mi vida íntima, que es muy distinta. En el trabajo soy un actor que interpreta un papel.

¿Cuál es la lección que le gustaría transmitir a sus hijos con su ejemplo?

Me gustaría que aprendieran a no juzgar a la gente, a tener el valor de sus decisiones y a entender que la desnudez no es un defecto. Nacemos desnudos, me gustaría que no vieran malicia en cosas que no la contemplan. Y entonces me parece fundamental la honestidad mental, si puedo transmitirles esto, sea cual sea la elección que hagan mañana me sentiré satisfecho.

¿Qué aconsejaría a los jóvenes que empiezan a acercarse al sexo?

El sexo casual no es seguro. El preservativo no basta, hay que acostumbrarse a protegerse haciendo más revisiones. Hacer pruebas, que en nuestro entorno ahora consideramos rutinarias, significa no propagar infecciones y enfermedades. Los actores sólo tenemos sexo de esta manera, de forma totalmente segura. No se puede filmar si no se han hecho las comprobaciones y éstas no son perfectas.

Para terminar, ¿hay algún secreto sobre usted que a sus fans les sorprendería conocer?

Estoy reflexionando sobre el hecho de que tengo novia y ya no tengo novio. Ya he tenido relaciones con mujeres. La relación entre el hombre y la mujer, a diario, la vivo muy mal. No me encuentro. Soy anticuado, las relaciones sin reglas, muy libres, que veo en la vida cotidiana, no me reflejan. Soy fiel. Incluso cuando voy a rodar o a hacer espectáculos, mi cabeza siempre está con un solo hombre. Todo el mundo piensa que la gente de mi trabajo regala sexo por toda la ciudad o que nunca es suficiente. Pero no es el caso. Aunque tengo que decir una cosa.

De nada.

Cuando empecé a ser actriz porno, me volví más exigente sexualmente. Mi hombre ideal debe ser negro o mulato. No tiene nada que ver con lo que dice la gente de que van demasiado arreglados, aunque visualmente no hace daño. Me gustan los hombres negros hasta la muerte. Así que mi próximo amor será un negro o una negra, pero no un italiano.

¿Por qué excluye a los italianos?

Generalmente se me acercan preguntando si tengo sexo por dinero. No juzgo a quienes lo hacen, pero no es mi caso. Los italianos siguen decepcionándome.

El nuevo novio de David Geffen se revela como actor porno gay en Twitter

Donovan Michaels, que fue visto con el multimillonario ejecutivo en un post navideño ahora borrado, podría no ser quien dice ser…

La página de Instagram de David Geffen se ha convertido en todo un quién es quién de los ricos y famosos, con cientos de fotos apareciendo en su cuadrícula de invitados en el multimillonario yate del magnate del entretenimiento a lo largo de los años. Magnates de los negocios y grandes productores se han unido a Geffen en el Rising Sun, de 453 pies de eslora, al igual que muchas estrellas de cine (Julia Roberts, Orlando Bloom), reinas de los medios de comunicación (Oprah), algunos cómicos (Seinfeld, Chris Rock) y reinas del pop (Beyoncé, Katy Perry).

Pero ninguna de esas fotos repletas de estrellas atrajo tanto la atención como una que publicó el día de Navidad con un invitado mucho menos célebre: su último novio, Donovan Michaels.

En la imagen, la camiseta de Donovan se ciñe a sus bíceps, sus camisas de color caqui parecen terriblemente… ajustadas, y el pie de foto que acompaña a la imagen dice con bastante descaro: «¡Feliz Navidad, de verdad!», lo que suscitó no pocos comentarios sarcásticos que podrían haber llevado a la eliminación del post al especularse con detalles del pasado de Michaels.

Los comentarios sobre la foto retuiteada muestran que un buen número de usuarios de las redes sociales parecen pensar que Donovan, cuya ocupación en Twitter es «personalidad de los medios de comunicación», es en realidad un hombre llamado Brandon Foster, cuya ocupación anterior era en los medios de comunicación, pero no exactamente como «personalidad».

Primero llegaron las burlas de los usuarios de Twitter: «David», escribió GlenAlanBurris, «le gustas porque cree que puede aprender algo de ti, eres maduro y el aspecto no le importa a pesar del tiempo que dedica a su propio aspecto. Algunos dirán que es porque eres asquerosamente rico. Pero estoy seguro de que puedes dejar todo eso -TODO- atrás».

Entonces llegó la revelación, cuando se publicó una imagen de la página de Facebook de alguien llamado «Brandon Foster». Foster tiene un parecido asombroso con Michaels, y algunos comentarios en el post hacían referencias al baile en el bar. Pronto, un usuario dijo que reconocía al hombre apuesto como «Brandon Foster» y otro publicó un clip de unos cuantos videos xxx gay protagonizado por un semental que se parece mucho a Foster. ¿O es Michaels? ¿Es posible que sean la misma persona? Pronto empezaron a acumularse los testimonios.

«Trabajaba en el mismo bar que yo», escribió Morgan Le Shade. A lo que el usuario 813 mento respondió: «Sí, lo hacía smh. Era bailarín». Morgan Le Shade dio a entender que el club de la Costa del Golfo en cuestión era Liquid Tampa. Hunter Vance, en cuya biografía de Twitter figura como actor porno, escribió entonces: «Jaja, ese es Brandon, solía bailar con él cuando vivía en Tampa». Así que LAMag se puso en contacto con Vance.

«Brandon es su verdadero nombre. Bailábamos juntos antes de que él entrara en la industria del porno», confirmó Vance por correo electrónico.

Los detalles revelados por los comentaristas de Twitter que afirmaron haber bailado con Foster coinciden con los proporcionados por Vance, que también ofreció el nombre de la ex novia de Foster. De hecho, los gustos de Foster en cuanto a mujeres se destacaron en una entrevista mencionada en un artículo de PopGlitz de 2017 (y un despliegue de fotos NSFW), que se titula: «Donovan Michaels aka Brandon Foster es una cara bonita con un buen D*ck». Supongo que lo llamaremos otra pista de la doble identidad del joven durante sus años en Tampa.

Bueno, Foster ya no está en Tampa. Parece que se ha despojado del speedo y se ha reinventado, ha conseguido un novio septuagenario magnate de los medios de comunicación y ahora celebra la Navidad en alta mar. Como dijo Jennifer Coolidge en White Lotus, de la HBO: «¡Esos sí que son gays de lujo!».

Lo que sí sabemos es que Geffen trata bastante bien a sus novios más jóvenes. Recordemos a su antiguo amor, el surfista de 26 años Jeremy Lingvall, que fue el acompañante del multimillonario en la cena de Estado del entonces presidente Barack Obama en 2009; la pareja incluso se sentó en la mesa del presidente. Juntos desde hace seis años, la pareja también ha sido vista tomando el sol en el Rising Sun, que Geffen compró al fundador de Oracle, Larry Ellison; en el momento en que cambió de manos, el yate era el octavo más grande del mundo.

Así pues, es poco probable que Michaels (¿o Foster?) se esconda como un secreto demasiado joven. Puede esperar a ser exhibido en fotos en Twitter con un título petulante, que permanecerá allí con orgullo para que todos lo vean, o hasta que las reacciones causen que sea suprimido. Hasta que veamos más de la feliz pareja, disfruta de este vídeo e intenta adivinar si se trata de Michaels (como se anuncia), si es realmente Foster, o si de hecho son la misma persona.

La críptica pista de la estrella porno de OnlyFans Amouranth tras acusar a su marido de malos tratos

La estrella de las redes sociales Kaitlyn Siragusa -más conocida como Amouranth- ha pasado por un mal momento en las últimas semanas tras romper su silencio sobre su matrimonio.

La popular estrella de OnlyFans y streamer de Twitch reveló recientemente que estaba casada y acusó a su marido no identificado de ser abusivo. También dijo que se tomaría un descanso en las redes sociales.

La estrella, que ha recibido mucho apoyo de la comunidad de los deportes electrónicos tras poner fin a su relación, parece haber recuperado el control de su vida y ha vuelto a las redes sociales mucho más rápido de lo esperado.

Tras anunciar su ruptura durante un stream el 15 de octubre, volvió con fuerza sólo cinco días después.

También ha estado activa en Twitter, incluso revelando lo que ella cree que son las tres principales cualidades necesarias para trabajar en porno cam.

El 27 de octubre, Amouranth reveló en Twitter las cualidades que considera importantes no sólo para tener éxito en OnlyFans, sino también para sus empleados.

Escribió en Twitter: «Busco 3 cosas en una persona o empleado: Integridad. Energía. Inteligencia Y aléjate mucho de las personas que tienen las dos últimas pero no la primera».

«Además, las personas que carecen de integridad siempre tienen un comportamiento b***».

Su visión positiva llegó dos días después de que dijera que había limpiado su casa, que se había acercado a sus clientes, a su equipo y a su personal, y que había retomado la planificación de sus proyectos, lo que demuestra que está tratando de superar lo ocurrido con su marido.

¿Qué pasó entre Amouranth y su marido?

Amouranth reveló que estaba casada y acusó a su marido de abusos emocionales, como obligarla a hacer streaming con españolas webcam, amenazar con matar a sus perros y controlar sus finanzas.

Transmitió en directo una llamada telefónica con su marido, con un clip en el que se la ve cuestionando a su marido «¿por qué dijiste que ibas a matar a mis perros?».

Se oye a la persona al otro lado del teléfono lanzar obscenidades a la streamer y pedirle que «se vaya de casa».